CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

 

¡FERRARISSIMA!

 

Para los “tifosi” de Ferrari el 250 GT es una cumbre en cualquiera de sus versiones 

y si para colmo se trata del SWB (“short wheelbase” en ingles) entonces babearan,

les brillaran la pupilas, les temblaran las manos. ¡Ferrarissima!.

 

En 1954 Ferrari es todavía una marca joven ya que su primer modelo (125 S) data de 1947.

Su motor era un V12 y su nombre evocaba la cilindrada unitaria (125 ccx12 = 1500 cc) dos

tradiciones que la marca mantendrá luego. El 250 Europa, presentado en el Salón de Paris

del 53 es por tanto un 3 litros, pero las siglas GT (Gran Turismo) no aparecen hasta un año

mas tarde, de nuevo en el Salón francés. Se trata del 250 GT Europa, nombre que Enzo ha

mantenido para sugerir continuidad, aunque las diferencias mecánicas son muchas: menor

distancia entre ejes (2,60 m, antes 2,80) nueva suspensión delantera (muelles helicoidales,

antes ballestas transversales) y nuevo motor, mas cuadrado (diámetro 73 mm, carrera 58,8

mm). El resultado es un automóvil mas compacto, mas ágil, aunque la carrocería, diseñada

por Battista Pininfarina, recuerda bastante a la anterior.

A partir de este primer modelo, las variantes se suceden, con distintas carrocerías (coupe,

berlineta, cabriolet, 2+2) trazadas por distintos carroceros (Boano, Elena, Vignale, Zagato, 

Scaglietti y el propio Pininfarina) y movidas por motores cada vez mas potentes (de 220 a

280 cv). Pero el hito definitivo, el que lo cambia todo es la aparición (1959) de la Berlineta

“passo corto” (o SWB, “short wheelbase”). Con una distancia entre ejes de solo 2,40 m, la

agilidad da un salto y las proporciones cambian, influenciando una línea (trazada por Pinin

y construida por Scaglietti) que sugiere mas sport que lujo y la predispone claramente a la

competición. Victoriosa no solo en rallyes (Tour de France) sino en todos los circuitos (Spa,

Monza, Nurburgring, Le Mans), la “passo corto” impuso definitivamente a los Ferrari como

la indiscutible referencia de los automóviles deportivos.

 

CARACTERISTICAS

Para empezar ¡que línea!. Corta y concentrada, nerviosa y dinámica, lanzada hacia la ruta

por sus faros delanteros, impulsada como un felino por sus contundentes curvas traseras y

agujereada por las justas tomas de refrigeración, renuncia a todo artificio para trasladar con

sencillez y discreción la estética de los circuitos a la carretera. Tan a gusto en Le Mans (en

boxes) como en Montecarlo (en el Casino) se entiende que fuera la preferida de los pilotos

y de la jet-set, de los gentleman drivers… y de las actrices.

En cuanto al chasis es, como su propio nombre indica “corto” (2,40 m entre ejes) pero no

revolucionario, sino un resumen de años de experiencia en los circuitos   y en la carretera.

Estructura tubular, suspensión delantera independiente, eje rígido detrás, cuatro frenos de

disco y neumáticos Dunlop Racing (6.00x16) le aseguran un comportamiento deportivo sin

renunciar del todo al confort. Y a partir de 1960, Ferrari ofrece una versión “Lusso” (que no

hay que confundir con el 250 GTL) mas cómoda (suspensiones blandas) y mejor equipada

(parachoques, butacas de cuero, moqueta) pero mas pesada (carrocería de acero, en vez

del aluminio de la “Competizione”). Resultado: 150 kg mas.

Queda el motor que eleva a mito el ya perfecto V12 creado por Gioachino Colombo para el

primer Ferrari (125 S). Pocos motores de ese nivel han conservado la misma configuración

durante tanto tiempo, y lo mas extraordinario es que en su evolución mantuvo constante la

carrera (58,8 mm) aumentando año tras año los diámetros para lograr mayores cilindradas.

En el 250, con 73x58,8 mm, la cilindrada unitaria es de 250 cm3 y la total 3 L, catapultando

el V12 Ferrari a la leyenda: 220 cv en las primeras versiones, 240 en el SWB “Lusso” y 280

en el SWB “Competizione”, las cifras hablan por si solas.

 

AL VOLANTE

Aproximadamente la mitad (73 de 167) de los 250 GT SWB Berlineta salieron de Scaglietti

con carrocería de aluminio y motor de 280 cv (version “Competizione”). Son los preferibles,

si queremos saborear en plena forma este Ferrari, que es mas bajo en realidad (1,26 m) de

lo que aparenta en fotos. Plantado sobre sus llantas Borran, abraza la carretera, se adhiere

a ella, y si levantamos el capot hay que inclinarse mucho para dar con el motor, compacto

gracias a su carrera corta. La sensación se repite cuando entramos y nos sentamos con las

rodillas cerca del suelo, en una banqueta que es exactamente como deben ser: envolvente,

sujeta bien los muslos y las caderas. En cambio el volante Nardi (madera y aluminio pulido)

es grande y aunque dos enormes relojes Veglia (taquímetro y tacómetro) se sitúan frente al

piloto, el resto va frente al pasajero y es poco legible. Da igual, los otros llegan hasta 8.000

rpm (¡sin zona roja!) y 300 km/h y la bola del cambio (aluminio) esta justo donde debe estar.

El ambiente esta servido y ha llegado el momento de partir.

Girando y pulsando la llave el 3 L arranca con un ronroneo dulce seguido de un relámpago.

Al ralenti es algo indeciso, con petardeos y cacareos diversos, pero pisando el acelerador

sube alegremente de vueltas con un chillido agudo magnifico, distinto del de cualquier otro

V12. Utilizable hasta 4.000 vueltas, aunque algo escaso de par, te permite una conducción

tranquila, dejándose llevar por el trafico urbano sin ahogarse, pero es a partir de entonces

cuando estalla y el gemido mecánico se intensifica. Los caballos están aquí y los sentimos

y oímos. A partir de 5.000 rpm es una autentica sinfonía y la repercusión de esa música en

los muros nos incita a bajar las ventanillas para no perdernos ni una nota. Y el resto esta a

la altura: el cambio, con una 1ª muy larga y las otras marchas muy cerradas, favorece las

aceleraciones (1 km en 26”2) sin renunciar a una genial velocidad máxima (270 km/h) y el

consumo (15 a 30 l según pisemos) no promete una gran autonomía (deposito: 120 l) pero

que importa: las remontadas tras repostar serán magnificas.

En cuanto al comportamiento… ¡que eficacia!. Tal como prometía su línea, esta Berlineta

se agarra al asfalto sin balanceos, sin cabeceos, sin dudas. El eje rígido (suspendido por

ballestas) te sacude las tripas pero el conjunto esta bien guiado. Y la dirección, pesada a

bajo ritmo (y peor en maniobra, sin asistir) se aligera en cuanto aceleramos y te transmite

donde estamos y lo que el GT va a hacer. Con una buena adherencia gracias a los anchos

Dunlop, el SWB va donde queramos, simple, fácilmente, con agilidad y con tenacidad. En

manos de un buen piloto este Ferrari es un instrumento de artista que transmite seguridad,

y hasta sus (viejos) discos Dunlop están a la altura, eficaces, resistentes. En cambio sobre

mojado.. ¡cuidado!, los 280 cv  y los 28 mkg están ahí y hace falta temple para controlarlos.

Pero con buen firme y suelo seco el Ferrari es un regalo y hasta cómodo, pese al calor y el

¿ruido?. Tras 2 horas pilotándolo, nos sentimos capaces de conducirlo hasta el sur de Italia

sin fatiga: después de todo también es un... ¡Gran Turismo!.

 

COMPRAR UNO   
Lo peor que les puede ocurrir es desear un 250 GT, tener el dinero para comprarlo, acudir

ciegamente a una subasta... y levantar el dedo. Asesórense antes, hay especialistas de la

marca que pueden guiarles en la elección y examinar serenamente el coche seleccionado.

Los precios van desde unos 300.000 por un Coupe 2+2 a unos 6.000.000 por un SWB

“Competizione”. En el caso de Ferrari la ligereza y la deportividad se pagan y el legendario

GTO que hace años tenia el record en 8.000.000 ha superado hace poco ¡los 28!.

 

CONCLUSION

Primer Ferrari “de serie”, el 250 GT aunó las necesidades de la empresa (¡vender!)

con la pasión de Enzo (¡¡las carreras!!). Los F1 y los prototipos costaban caros y los

automóviles de carretera le interesaban poco, pero el 250 GT unió ambos mundos,

de ahí su perfeccionamiento incesante que condujo al SWB… y al GTO.

 

PRODUCCION
250 GT COUPE (1954-1960) :                    524 ej.

250 GT BERLINETA (1956-1957) :               84 ej.

250 GT CABRIOLET (1956-1962) :            292 ej.

250 GTE COUPE 2+2 (1960-1963) :           955 ej.

250 GT SWB BERLINETA (1959-1962) :    167 ej.

250 GT SWB CALIFORNIA (1960-1963) :    55 ej.

250 GTL SWB BERLINETA (1962-1964) :  350 ej.

250 GTO SWB BERLINETA (1962-1964) :   36 ej.

TOTAL:                                                    2.463 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

     

 

                ?

 

 

BIEN

¡Mito!

Polivalencia

Agilidad (SWB)

Línea (Berlineta)

Glamour (California)

Eficacia (GTO)

V12 (Todos)

 

MAL

¡Precio! (Casi todos)

Escasez (GTO)

 

© www.clasicosydeportivos.es 

 

FERRARI

250 GT
(1954 - 1964)

 

FERRARI 250 GT SWB BERLINETA

MOTOR

Tipo: V12 a 60º Longitudinal delantero

Cilindrada: 2953 cm3

Potencia: 280 cv a 7000 rpm

Par: 28 mkg à 5500 rpm

Transmisión: Trasera 4 velocidades

CHASIS

Dirección: Tornillo sin fin

Suspensión D/T: Independiente/Eje rígido

Frenos D/T: Disco

Neumáticos D/T: 6,00x16

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 4,15-1,69-1,26 m

Peso: 1050 kg

Peso/Potencia: 3,75 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 270 km/h

0-1000 m: 26”2

PRECIO

6.000.000   (04/09/2017)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El GTO es la versión de competición carrozada por Scaglietti para Ferrari:

300 cv, 28.000.000 en Pebble Beach.

 

 

 

 

Un volante (muy grande) 2 banquetas (perfectas) 2 relojes (8.000 rpm  y 300

km/h) y 1 pomo. ¿Qué mas quieren?.

 

 

 

 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

El California reúne el glamour de un descapotable con la eficacia de un

GT. En la imagen, el de Alain Delon.

 

 

 

 

 

V12, 2.953 cm3, 2 árboles de levas en cabeza, 3 Weber de doble cuerpo, el motor del 250 rinde de 220 a 300 cv.

 

 

 

 

Un diseño perfecto en el que como

en toda obra maestra, nada puede

ser añadido ni quitado sin destruirlo.

 

 

 

 

 

No se engañen, añadiendo la matricula

este SWB puede circular por carretera como todos los 250 GT, incluido el GTO.

 

 

 

 

Un perfil compacto y muy dinámico,

que es considerado por los “tifosi”

como el arquetipo de la “berlinetta”.

 

 

 

 

Resultado de imagen de ferrari 250 gt  california yellowResultado de imagen de ferrari 250 gt  interior yellowCuadro de texto:  

     
Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto: