SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MADE IN SPAIN

 

En la España de la posguerra y el Biscuter, un ingeniero de talento, Wifredo Ricart,

intentó reverdecer los laureles de la moribunda Hispano Suiza. Y lo consiguió, con

el Pegaso, un deportivo que compitió con los Ferrari y Alfa Romeo de la época.

 

En 1946, para revitalizar la industria de la automoción en España, se constituye ENASA

(Empresa Nacional de Autocamiones SA) dependiente del INI. La extinta marca Hispano

Suiza cede su factoría de la Sagrera, en Barcelona, y algunos proyectos (y licencias) de

fabricación. Para dirigirla se nombra a Wifredo Ricart, ingeniero catalán recién llegado de

Italia donde había trabajado en Alfa Romeo, nada menos que junto a Enzo Ferrari. Dicen

que no se llevaban muy bien y que esto precipito la salida de Ferrari algunos años antes

para fundar su propia marca con los resultados de todos conocidos.

La finalidad de ENASA es construir camiones. Pero para hacerlo, necesita mano de obra

cualificada. En palabras del propio Ricart: “Yo tenia que formar mecánicos. La forma mas

barata de que se fueran entrenando era que hicieran algo que absorbiese mucha mano de

obra. Y lo mas adecuado me pareció ese coche de gran precio”. 500.000 Pts de entonces

(10 veces el precio de un 600) costaba el Pegaso Z 102 presentado cinco años mas tarde

en el Salón de Paris. Pero las valía. Era un compendio de la técnica mas vanguardista de

su época: motor V8 de aleación ligera, bastidor autoportante, caja de cambios acoplada al

diferencial en el eje trasero… La carrocería concebida por Medardo Biolino, un técnico de

ENASA, era un poco “pesada” y Ricart recurrió a los mejores carroceros de la época para

vestir al Pegaso: Saoutchik, Touring… El Pegaso deslumbraba en los salones, ganaba los

concursos de elegancia… solo le faltaba triunfar en competición.

Y triunfó… en España. En el extranjero, las escasas participaciones se deben sobre todo

al entusiasmo de algunos pilotos: Joaquín Palacio en La Panamericana y Le Mans,... sin

terminar ninguna, Antonio Creus en los 1000 km de Spa...: “Con el Pegaso llegue a hacer

cosas increíbles: correr en Barajas, a continuación hacer 2300 km hasta Spa a una media

de 120 km/h, meterlo sin mas que un reglaje de carburación en el circuito y quedar ¡6º!, a

una media de 168 km/h, para volver al día siguiente a Madrid para asistir a la comunión de

mi hija”. La colaboración de la casa se limitaba a “prestarles” a Celso Fernández, probador

oficial, como “mecánico” de apoyo. De hecho el interés de ENASA por los coches era cada

vez menor: los mecánicos ya estaban formados, de lo que se trataba ahora era de fabricar

camiones. Además el Z 102, a pesar de su precio, no era rentable. En 1957, la fabrica se

traslada a Madrid, cesando la producción del automóvil. El ultimo montado, será el nuevo

Z 103 con motor 3,9 l y carrocería Spider del catalán Serra.

 

CARACTERISTICAS 

El motor es un V8 de aleación ligera con 4 árboles de levas en cabeza y lubricación por

carter seco. Nacido con 2,5 l de cilindrada, fue sucesivamente aumentado a 2,8 y 3,2 l.

Además podía ser alimentado por 1, 2 o 4 carburadores Weber de doble cuerpo y dotado

de 1 o 2 compresores. Las cifras de potencia iban de 142 a 360 cv. Sin embargo, es la

versión mas civilizada, con 2,8 litros y 1 solo carburador Weber de doble cuerpo, la que

fue mas demandada. Rinde 160 cv. a 6.000 rpm y su curva de par es sumamente plana

y constante, con un máximo de 21,7 mkg a 3.400 vueltas.

El chasis es de perfiles de acero generosamente dimensionados (agujereados para así

aligerarlos) a los que se unen piezas de chapa estampada (suelo, mamparos, pasos de

rueda) y la carrocería, y como todo va soldado, resulta un conjunto mixto -autoportante

con chasis- muy rígido. La suspensión delantera es independiente. La trasera es un eje

De Dion y tras el se sitúa la caja de cambios, acoplada a un diferencial autoblocante tipo

ZF. La dirección es de tornillo sin fin. En cuanto a los frenos son de tambor situándose los

traseros a la salida del diferencial, para reducir las masas no suspendidas. En utilización

intensiva resultan algo escasos ya que, como son muy gruesos y están poco ventilados,

una vez calientes emplean muchísimo tiempo en enfriarse.

Para vestir este chasis había varias opciones, Spider o Berlineta, diseñadas por distintos

carroceros pero es la Berlineta Touring realizada con la técnica “superleggera”, la versión

mas bella, la mas difundida: casi la mitad de los 84 construidos. Es imposible permanecer

impasible ante la personalidad, el equilibrio de esta carrocería hecha de redondeces, con

algunos detalles en arista que añaden el contrapunto justo..

 

AL VOLANTE
La posición al volante te exige abrir y doblar las rodillas en la conocida como “postura de

la rana” con la espalda erguida y el volante muy cerca del tórax, algo lógico en los pilotos

de preguerra que te permitía controlar mejor las reacciones del coche en las accidentadas

carreteras de entonces, proporcionando una excelente visibilidad hacia delante. Frente a

nosotros vemos tres enormes esferas con toda la información necesaria…¡y en español!.

Giramos la llave de contacto, presionamos el botón de arranque y un autentico rugido nos

responde de inmediato. Engranamos la primera (a la derecha y atrás porque este cambio

tiene el esquema normal pero invertido) y en cuanto el Pegaso empieza a andar sentimos

un gruñido fuerte y desagradable, debido a los piñones rectos de esta marcha. Metemos

2ª y el ruido desaparece. Aceleramos, y los ocho cilindros, perfectamente acompasados,

proclaman la excelente puesta a punto de este motor, que reacciona instantáneamente a

la menor solicitud. Su andar es muy rabioso con reacciones de autentico deportivo y sus

prestaciones, tanto en aceleración como en velocidad máxima, son dignas de los potentes

automóviles actuales. Solo los frenos no están a la altura de las circunstancias y a veces,

para lograr detenerlo, casi tenemos que subirnos encima del pedal.

En cuanto a la estabilidad ninguna sorpresa: con batalla corta (2,34 m) dirección dura pero

precisa, peso bien equilibrado (incluso cargado de atrás) y suspensiones muy eficaces, es

lógico que obedezca rápidamente las ordenes del volante, y que tenga reacciones vivas y

básicamente neutras. Puede sobrevirar y subvirar a voluntad, y una vez metido en curvas,

el autoblocante-y su buena motricidad– lo enfila hacia la salida aunque hayamos sido algo

optimistas en la velocidad de entrada. Pero quizá lo mejor es su nobleza, su progresividad

cuando derrapa. Según Antonio Creus: “Es el mejor coche que he tenido, con ningún otro

me sentí tan a gusto y quizá por eso le tengo tanto cariño”.

 

COMPRAR UNO
Fabricado con 3 motores distintos (con o sin compresor) 30 tipos de carrocería (con el

volante a la izquierda o a la derecha) y otras muchas variables (transmisiones, chasis,

carburadores, frenos), es fácil comprender que prácticamente no haya 2 Z 102 iguales.

Por no hablar del Z 103 del que solo se construyeron tres ejemplares. Dar por tanto un

cota, aunque sea aproximada, es imposible. Los precios van desde los 600.000 € de la

Berlineta Thrill, vendida en subasta, a los 60.000 de una Berlineta Touring completa pero

pendiente de una costosa restauración. Restaurada puede alcanzar 200.000 €.

Las versiones con un solo carburador de doble cuerpo son las mas recomendables si se

pretende hacer un uso “cotidiano” del automóvil (puesta a punto mas fácil). Además, las

reparaciones y el mantenimiento, complicadas tanto por la mala accesibilidad de algunos

componentes como por la inexistencia de repuestos, no están al alcance de cualquiera.

El Pegaso es por tanto un clásico para “entendidos” con un presupuesto a la altura de su

afición… y de su (merecidísimo) precio en las subastas.

 

CONCLUSION
Construido con cuentagotas (solo 84 ejemplares, casi todos únicos), el Pegaso es

una joya de los coleccionistas españoles y... americanos. Como el Cid, gana las

batallas después de muerto. ¡Que buen vasallo, si tuviera buen señor!.

 

PRODUCCION
Z 102 BERLINETA (1951-1957) : 68 ej.
Z 102 SPIDER (1951-1957) :       13 ej.

Z 103 (1955-1957) :                      3 ej.

TOTAL :                                       84 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

PEGASO

Z 102
(1951 - 1957)

 

PEGASO Z 102 2,8 BT

MOTOR

Tipo: V8 a 90º Longitudinal delantero

Cilindrada: 2814 cm3

Potencia: 160 cv a 6000 rpm

Par: 21,7 mkg a 3400 rpm

Transmisión: Trasera 5 velocidades

CHASIS

Dirección: Tornillo sin fin

Suspensión D/T: Independiente/De Dion

Frenos D/T: Tambor/Tambor

Neumáticos D/T: 6,00x16

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 4,10-1,58-1,29 m

Peso: 1280 kg

Peso/Potencia: 8 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 217 km/h

0-1000 m: 30”

PRECIO

200.000   (02/06/2008)

 

 

 

 

 

 

 

Es la Berlineta carrozada por Touring

con la técnica “superleggera” la mas bella y la mas difundida: casi la mitad

de los 84 ejemplares construidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Las 2 Españas: el dinero y el progreso

frente al atraso y la pobreza…. ¿Quién gano?. Con la desaparición del Pegaso

Z 102 probablemente perdieron... las 2.

 

 

 

 

 

 

 

El Spider Touring es mas bonito que

el de Serra, le pese a quien le pese...

Tiene el morro de la Berlineta Enasa

que le da un cierto aire amenazador.

 

 

 

 

 

 

 

El motor, un V8 de 2,8 l, rendía 160 cv

a 6000 rpm. Eso con un carburador de doble cuerpo. Con el de 4 daba 175 cv

y con dos compresores llegaba a 360.

 

 

 

 

 

 

El Thrill es un espectacular y original diseño realizado por Touring a partir

de la Berlineta. Ejemplar único, hoy cotiza por encima de los 600.000 .

 

 

 

 

 

BIEN

Carrocería Touring

Motor V8 160 cv

Prestaciones

Chasis

Pocos

 

MAL

Caros

Frenada

Mantenimiento

 

© www.clasicosydeportivos.es 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

El volante es de madera y los relojes

tienen letras y símbolos ¡en español!.

 

 

 

 

 

 

 

La placa de un constructor ¡español!:

Enasa. Abajo, el coche que fabricaba.

 

 

 

 

 

 

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

     

 

                ?

 

Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto: