SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EXPO’67

 

Ante los mas de 50 millones de visitantes de la Exposición Universal de Montreal

del 67, un prototipo presentado por Bertone sobre chasis Alfa Romeo pretendía

plasmar “las mas elevadas aspiraciones del hombre en materia automovilística”.

¡Ni mas… ni menos!.

 

El encargado de expresar estas aspiraciones es (ni mas ni menos que) Marcelo Gandini,

el mejor lápiz de la casa, que acaba de presentar otra obra maestra: el Miura. Pero en el

Montreal el motor va delante, y cuenta con 2+2 plazas y un maletero decente. El resultado

es una línea mas clásica, aunque igualmente brillante, con claras referencias al ya mítico

coupe de Sant’Agata (montantes de las puertas) detalles muy audaces (persianas para los

faros) y otros detalles.. falsos (tomas de aire traseras). Pintado con colores muy llamativos

(verde, naranja,..) el Montreal resulta espectacular y cumple perfectamente con su función

de portaestandarte de la marca y representante del “sueño automovilístico”.

Pero entre tan pretenciosa declaración y el lanzamiento del coche definitivo pasan 4 años

plagados de huelgas (en Alfa, en Bertone) y los dirigentes milaneses templan su ambición

con un pragmatismo lindante con la avaricia. El motor si esta a la altura (un excelente V8

derivado del T33 de competición) pero solo cuenta con 2,6 l de cilindrada. Y la suspensión

es la de las berlinas de la marca: ruedas delanteras independientes pero… ¡un arcaico eje

rígido detrás!. Incapaz de competir con los Ferrari y Lamborghini contemporáneos, el Alfa

Montreal se enfrenta directamente (y en precio: ¡el doble que un Giulia 2000!) con un rival

temible: el Porsche 911. Pero no tendrá tiempo de forjarse una reputación. Tras una fuerte

demanda en el 72, la crisis petrolera del 73 (y la justa fama de glotón del V8) se encargan 

de desanimar a los posibles compradores. La producción cesa en el 74, aunque los stocks

duran… ¡hasta el 77!. Total: 3.925 ejemplares.

 

CARACTERISTICAS 

El motor es fascinante. Directamente derivado del de los Alfa T33 de competición, este V8

de aleación ligera entrega 200 cv a 6500 rpm, una cifra no enorme pero si “elegante” para

la cilindrada: solo 2,6 l (un SM con la misma capacidad rinde solo 180 cv). Además, es un

motor compacto y… bonito, una obra maestra con distribución mediante 2 x 2 árboles de

levas en cabeza y engrase por carter seco. Si a esto añadimos la inyección indirecta de la

marca Spica (desaparecida), una caja de cambios ZF, un diferencial autoblocante y cuatro

discos ventilados, la propuesta nos resulta bastante ambiciosa. ¿Y el chasis?.

El chasis nos decepciona… a medias. Sobre una carrocería autoportante, construida por

Bertone, contamos delante con suspensión independiente por triángulos superpuestos y

detrás con un vulgar eje rígido, eso si muy bien guiado por brazos tirados en A que limitan

las oscilaciones laterales. Alfa sabia lo que se hacia y la estabilidad (ya que no la agilidad)

es de un buen nivel para la época. En cambio la clientela no entiende la falta de dirección

asistida en un Gran Turismo con el 55% del peso total (1270 kg) sobre el tren delantero, ni

tampoco que funcione por recirculación de bolas, un sistema que carece de la precisión y

el mas que probado “feeling” de la cremallera.

Lo que no decepciona a nadie, porque apenas varia respecto a lo visto en Montreal, es

la carrocería: montantes de las puertas rediseñados, nueva toma de aire (falsa) sobre el

capot, nuevos parachoques (apenas insinuados) y sobre todo nuevas (y espectaculares)

llantas Campagnolo Elektron de 14”. Hasta aquí los cambios. El resto, afortunadamente,

permanece: gracias a un motor muy compacto (ausencia de carburadores y carter seco)

Marcelo Gandini ha podido conservar la línea fluida, envolvente y  elegante del prototipo

y, de propina, su visibilidad hacia delante que es… excelente. En cambio hacia detrás la

luneta es muy amplia (sirve también para guardar los equipajes) pero los anchos paneles

ciegos, situados tras las ventanillas, producen el mismo (y molesto…) ángulo muerto que

tendríamos en un coche con motor… central.

 

AL VOLANTE

A bordo el ambiente es muy luminoso con un salpicadero en el que destaca la tradicional

doble visera Alfa con dos círculos excéntricos que acogen el velocímetro, el cuentavueltas

(zona roja a 7000 rpm) y diversos testigos, pero también una original guantera… sin tapa:

si aceleramos a tope su contenido puede acabar en las rodillas del pasajero. Los asientos

son cómodos y envolventes pero la posición es.. curiosa, con las nalgas muy adelantadas

buscando los pedales y la espalda muy tumbada para alejar el vientre del volante, grande,

bajo y en forma de tulipa. La palanca de cambio esta bien situada, los pedales también, y

nosotros encajamos como en un guante. Detrás, en cambio, solo hay sitio para depositar

las maletas que no quepan en el cofre: imposible transportar dos pasajeros incluso en los

trayectos cortos. Si acaso podremos transportar… 2 “bambinos”.

La insonorización es buena y eso es casi un defecto: el sonido del V8 es maravilloso y el

leve ronroneo al ralenti se transforma en un rugido en cuanto pisamos el acelerador. Pero

hay que salir del garaje y no es fácil: la visibilidad trasera es escasa, la dirección pesada y

el eje rígido transmite sus sobresaltos a todo el automóvil. Sobre el pavimento adoquinado

(quedan algunos..) los traqueteos en todos los sentidos son decepcionantes. Pero una vez

alcanzada cierta velocidad (unos 30 o 40 km/h…) el eje trasero se tranquiliza y el Montreal

se deja conducir con facilidad, sin exigir del novato una concentración excesiva para rodar

muy rápido en cualquier terreno. Los mandos son suaves, acelerador, embrague, frenos,…

funcionan sin esfuerzo y solo la dirección escapa a este elogio: 4 vueltas entre topes nos

parece una desmultiplicación excesiva que le resta bastante agilidad.

Porque cuando se trata de negociar virajes el morro se vuelve pesado, los balanceos son

constantes (en todos los sentidos) y tenemos que levantar el pie para preservar el confort,

o forzar las cosas para enfrentarnos con un subviraje excesivo. Los genes del T 33 están

muy lejos. Sin embargo, el equilibrio y la adherencia son bastante satisfactorios y aunque

un conductor fogoso no disfrutara conduciéndolo, tendría que reconocer que el Montreal

responde fielmente a sus ordenes y se comporta con bastante buena voluntad. Además,

la suspensión hace bien su trabajo, los frenos son potentes y progresivos y el cambio es

una autentica obra maestra, autorizando reducciones ultra-rápidas y precisas. Y el motor

lo tiene todo: silencio, equilibrio, flexibilidad, brío, prestaciones: 0 a 100 en 7”1, 0 a 1 km

en 28”2 y 224 km/h de velocidad máxima. Afortunadamente, a esa velocidad, el morro se

aligera justo lo necesario y el Montreal recorre la autopista con una autoridad indiscutible:

silencioso y confortable, su autoestabilidad es perfecta, no le influye el viento lateral, y el

V8 impone su discreta respiración convirtiendo los 200 km/h de crucero en cómoda rutina.

Definitivamente, este es un coche para largos recorridos.

 

COMPRAR UNO
Ignorado durante mucho tiempo por los fanáticos de la marca, el Montreal va encontrando

poco a poco su lugar en el corazón de los coleccionistas como lo que es: uno de los Alfa

mas deseables de la posguerra. Si les interesa, cómprenlo ahora (desde 15.000 €, 20.000

por un ejemplar impecable) porque, mas temprano que tarde… subirá.

En cuanto al mantenimiento, el V8 es casi un motor de competición y hay que usarlo como

tal (precalentamiento imperativo, revisiones), la inyección debe marchar perfectamente (si

no queremos arruinarnos en la gasolinera) y los repuestos son caros (si los encontramos).

Por suerte la carrocería, construida por Bertone, no temía la corrosión. Pero ha pasado el

tiempo así que, por si acaso, compruébenlo.

 

CONCLUSION
A bordo del Montreal, solo algunos aficionados echaran de menos esos “ratos de

furia” que esperamos de cualquier Alfa. El resto apreciará placeres mas duraderos:

el silencio, la supremacía de su V8, la belleza única de su línea. Esas son, también,

algunas de las mas elevadas aspiraciones del hombre en materia automovilística…

 

PRODUCCION                                                                    
MONTREAL (1971-1977) : 3.925 ej.

TOTAL :                              3.925 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

Ver  Ch. Pozzi

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

(PARA VER DESACTIVAR ADBLOCK)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *