LOTUS

SEVEN
(1957 – 1973)

LOTUS SEVEN S4

MOTOR

Tipo: 4L Longitudinal delantero

Cilindrada: 1558 cm3

Potencia: 135cv a 6500 rpm

Par: 17,5 mkg a 5500 rpm

Transmisión: Trasera 4 velocidades

CHASIS

Dirección: Cremallera

Suspensión D/T: Independiente/Eje rigido

Frenos D/T: Disco/Tambor

Neumáticos D/T: 165 HR 13

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 3,71-1,55-1,11 m

Peso: 595 kg

Peso/Potencia: 4,40 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 171 km/h

0-1000 m: 29”8

PRECIO

20.000 € (07/07/2008)

 

EL ULTIMO SEVEN

 

Para diseñar el S4, Colin Chapman dio a sus ingenieros una orden muy sencilla: “Haced lo que queráis, mientras que el resultado siga siendo un Seven”. No sabia que además seria el ultimo.

 

Chapman empezó a construir coches a partir del Austin Seven de 1930, que preparaba

para competiciones de trial y mas tarde para las carreras de club inglesas. Así nacieron

el MK1, 2, 3,.. hasta el MK6 del que llego a construir 50. El modelo siguiente fue el MK8

y con el comenzaron las búsquedas aerodinámicas, y un programa de competición que pondría a la marca en cabeza del progreso tecnológico. Pero en el momento de dar ese paso, Colin Chapman sintió la necesidad de fijar la etapa anterior, convencido de que el concepto de un coche deportivo simple, directo, desnudo, aparentemente condenado por

el modernismo galopante, debía permanecer. Por eso reservo un sitio para un MK7, que seria una evolución del 6, recogiendo su herencia. Y el primer Seven no apareció hasta

1957. Durante los trece años siguientes no dejo de evolucionar, cambiando de mecánica (Ford, BMC de nuevo Ford cada vez mas potentes) pero permaneció fiel a su concepción rustica que lo sacrificaba todo al puro placer de conducir… Su producción conoció altos y bajos pero casi 2000 ejemplares (S1,S2, S3) fueran fabricados y vendidos, la mayoría en

kits destinados a la competición en las reuniones de clubs ingleses.

Pero la clientela de corredores es cada vez mas escasa. Según Lotus, solo un 3% de los compradores de vehículos nuevos. La mayoría prefería comprar un Seven de ocasión y transformarlo. Paralelamente, comienza a percibirse en todo el mundo (y sobre todo en Estados Unidos con la aparición de los Buggies) que este tipo de “coche-juguete” es lo mejor que hay para divertirse detrás de un volante. Con las limitaciones de velocidad no

se puede ya disfrutar de los placeres de una berlina rápida, y los deportivos tradicionales tienden a una desesperante uniformidad. Quedan estas pequeñas maquinas, incomodas, poco practicas (lo que les impide caer en manos de cualquiera) pero cuyas aceleraciones, sensibilidad y precisión las convierten en un placer, incluso a velocidades… legales. Nace así una 2ª generación de aficionados para los que coches como el Seven, o el Morgan y pocos mas, son los “auténticos” deportivos. Y es esto lo que hace abandonar a Lotus los proyectos de cese del modelo en 1970, fabricando el S4, que se beneficia de la evolución técnica de la marca y es a la vez mas eficaz y mas utilizable en carretera.

Ver  H. Poulain

 

CARACTERISTICAS                                                                         

El chasis, diseñado por Peter Lucas, es una estructura tubular con refuerzo de chapas soldadas. La suspensión delantera es, como la del Europa, de ruedas independientes y

en la trasera se ha optado por un eje rígido para facilitar el montaje ya que gran parte de

las ventas se realizaban en kit. Para el motor se podía elegir entre un Ford Cortina 1600

GT, preparado o no por Holbay, y el Lotus Holbay Twin Cam: lógicamente es esta versión

la mas agradable para su uso en carretera. Con una cilindrada de 1558 cm3, rinde una potencia de 135 cv a 7000 rpm. La caja de cambios es del Ford Cortina, con una relación mas cerrada, usada ya en el Elan. Y los frenos son de disco en las ruedas delanteras y tambores en las traseras. La dirección es de cremallera.

La carrocería es sin duda la aportación mas original del S4. Completamente realizada en plástico de una pieza, además de su sencillez y su ligereza, este procedimiento tiene la ventaja de conseguir que los bajos del Seven sean completamente estancos, ya que no existen agujeros mas que… para los pedales. Además el aspecto interior del plástico es perfecto y basta con montar los diversos instrumentos en el salpicadero. Naturalmente,

esta carrocería no va pintada: los colores previstos (verde, naranja, amarillo…) han sido incorporados en  la masa, y solo bajo las aletas un revestimiento de caucho protege el plástico de la gravilla. Con esta carrocería el peso del S4 es de solo 595 kg lo que unido

a los 135 cv del motor le da una relación peso/potencia muy favorable: 4,4 kg/cv. Como

decía Colin Chapman: “Light (ligero) is right (bueno)”.

 

AL VOLANTE

Cuando se descubre el S4, es inevitable sorprenderse por su poca altura, que no aparece

tan claramente en las fotos. Con sus vías anchas y una rueda en cada esquina, parece a

la vez equilibrado y agresivo. Para subir (o mejor dicho bajar) si la capota esta abierta, no hay problemas: se avanza una pierna o… se salta. Y una vez instalado, se descubre una posición de conducción muy agradable, a ras del suelo, con el pequeño volante entre las manos y suficientemente lejos del cuerpo. El salpicadero es austero, pero muy completo: cuentavueltas, velocímetro, manómetro, termómetro, justo frente al piloto, y una pequeña consola sobre la palanca de cambios con amperímetro, nivel de gasolina, interruptores de faros, intermitentes, limpiaparabrisas y…¡calefacción!. Los fanáticos la consideraron una herejía, pero junto con la capota y las puertas que se ofrecían opcionalmente, te permitía circular con el Seven en cualquier época del año incluso en Inglaterra, su país de origen.

Ver  Ferrari Testarossa

Otro elemento de confort era la suspensión: seca, ciertamente, pero bien amortiguada y exenta de baquetazos: es mas bien el coche y no el pasajero quien sufre los defectos de

la carretera. Y la estabilidad es extraordinaria. En línea recta, y a 170 km/h, el Seven es insensible al viento lateral, y en curvas tiene un comportamiento absolutamente perfecto, reforzado por la notable adherencia de los neumáticos. En virajes basta con pisar el freno para que acepte inmediatamente deslizar desde atrás, dulcemente, colocándose donde queremos, gracias a una dirección sensible y muy rápida. La ausencia de toda reacción imprevista transmite una confianza… total.

Si añadimos una buena frenada y las aceleraciones de una bala (0 a 100 en 7”1), es fácil imaginar el placer que proporciona conducir un Seven. Extraordinariamente manejable y flexible, permite todos los estilos de conducción: tranquilo, rítmico, brusco como en rallye.

Y si hace buen tiempo, podemos plegar la capota, guardar las puertas en el “maletero”, y buscar una carretera secundaria. ¡El paraíso!: el tiempo se nos ira sin sentirlo, subiendo y bajando, sin otra finalidad que encadenar curvas, solo por el placer de ver su largo capot deslizarse a ras de la carretera, junto al temblor de las aletas que se agitan frenéticas con

el viento. Todas las alegrías de una moto, en suma, con un volante y cuatro ruedas.

 

COMPRAR UNO
Las primeras series, preferidas por los “puristas”, se cotizan alrededor de los 30.000 €. En cambio un S4, el mas reciente, puede encontrarse por 20.000 €. Lo difícil es encontrar un ejemplar… con volante a la izquierda, ya que se distribuyeron pocos en el continente. Un recurso es buscar un Mallorca, la variante española montada por Ben Heiderich con motor Seat 1430. Se vendieron 200, pero…no es lo mismo.

Sobre todo, conviene evitar los vehículos dedicados a la competición y, naturalmente, los que hayan sufrido accidentes. Y verificar la ausencia de corrosión y deformaciones en el chasis, ya que los gastos de restauración, aleatorios, pueden ser elevados. En cambio los motores, casi siempre de origen Ford, son robustos y fiables. Y, al igual que el resto del automóvil, por su sencillez, fáciles de mantener y de reparar.

 

CONCLUSION
El Seven permaneció fiel hasta el final a una concepción fuerte y sin compromiso

de lo que es un deportivo. Treinta y cinco años después, ¿es posible imaginar un juguete mas maravilloso que este fascinante Lotus?

 

PRODUCCION
SEVEN S1 (1957-1960) :    250 ej.
SEVEN S2 (1960-1968) : 1.355 ej.
SEVEN S3 (1968-1970) :    340 ej.

SEVEN S4 (1970-1973) :    800 ej.

TOTAL:                             2.745 ej.

 

Texto: JR                                                                  

 

 

 

 

Rate this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *