MATRA

BAGHEERA
(1973 – 1980)

MATRA BAGHEERA 1,3

MOTOR

Tipo: 4L Central trasero

Cilindrada: 1294 cm3

Potencia: 84 cv a 6000 rpm

Par: 10,8 mkg a 4400 rpm

Transmisión: Trasera 4 velocidades

CHASIS

Dirección: Cremallera

Suspensión D/T: Independiente

Frenos D/T: Disco

Neumáticos D/T: 145×13/185×13

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 3,97-1,73-1,17 m

Peso: 885 kg

Peso/Potencia: 10,50 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 183 km/h

0-1000 m: 33”5

PRECIO

3.500 €  (25/08/2008)

2+1=3

Los deportivos con motor central están condenados a tener solo 2 plazas o, en el mejor de los casos, 2+2 que nunca es igual a 4, ni siquiera a 3: las plazas traseras suelen ser simbólicas. Con el Bagheera, presentado en 1973, Matra plantea de nuevo la ecuación con tres plazas… delanteras.

Y esta vez las cuentas salen. Aprovechando el ancho del Bagheera, 1,73 m, tres adultos pueden viajar cómodamente en el: es el coche perfecto para los matrimonios con un solo

hijo o… para los polígamos. Y debía haber muchos porque se vendió muy bien: 47.706 ej. Matra necesitaba ese éxito y se lo merecía después de haber ganado en Le Mans 3 años seguidos (1972, 73 y 74) con Pescarolo al volante, devolviendo a Francia una supremacía

en “su” circuito que no se daba desde los tiempos de Talbot, Delahaye y… Bugatti.

Pero la imagen de Matra, gracias a esas victorias a comienzos de los 70, iba bastante por delante de sus éxitos como constructor. Tanto los Jet 5 y 6 (nacidos Rene Bonet) como el 530 (primer modelo de la casa) fueron solo éxitos relativos. Motivo: su falta de madurez o,

lo que es lo mismo su exceso de originalidad. Con el Bagheera, Matra pretende seducir a una clientela mas amplia, usando como principales argumentos una mayor fiabilidad, una línea mas convencional y, sobre todo, un precio contenido. Para ello se asocia con Simca que pone a su disposición su banco de piezas, así como una extensa red de distribución y mantenimiento. La suerte esta echada.

La producción comienza en 1973 y el lanzamiento oficial se produce en las 24 Horas de

Le Mans. 500 Matra Bagheera amarillos son llevados a los concesionarios el mismo día

en que Pescarolo consigue la segunda victoria consecutiva con un  670B. Y el Bagheera también triunfa: 1 año después, se han vendido 10.000 y ha recibido numerosos premios.

Dos años mas tarde, aparece el Bagheera S con algunos caballos mas, y en 1976 la serie

2 que introduce algunos cambios estéticos a costa de una aerodinámica peor y un mayor peso. Es un error y las ventas bajaron. Además, ese mismo año, Volkswagen presenta el Golf Gti, pionero de una nueva categoría de deportivos con cuyo precio y, sobre todo, su habitabilidad el Bagheera no podía competir. Un ultimo intento será el Bagheera X, negro

y con interiores verdes, pero solo se vendieron 1.440, antes del cese de la producción en 1980, dando paso a su sustituto… el Murena.

Ver  PRUEBAS

CARACTERISTICAS 

El recurso al motor central es la costumbre en todos los Matra. Pero, a diferencia de sus antecesores, en el Bagheera va colocado en posición transversal. Se trata del motor del Simca 1100 S, un 1294 cc, alimentado por dos Weber de doble cuerpo, que desarrolla 84

cv a 6000 rpm, y un par de 10,8 mkg a 4400 rpm. Acoplado a una caja de cambios de 4 velocidades sus prestaciones son algo escasas para las cualidades dinámicas del nuevo Matra. De hecho dos años mas tarde aparece el Bagheera S que, con  un motor de 1442 cm3 procedente del 1307, rinde 90 cv y un par de 12,2 mkg a 3200 rpm. Pero este motor

le sigue pareciendo insuficiente a los responsables de Matra (y a la prensa del motor): un prototipo denominado U8 que acoplando 2 motores de Bagheera S consigue 160 cv, será estudiado por la marca. Desgraciadamente su consumo (28 l a los 100 km en plena crisis

del petróleo) hacia impensable proponer su venta al publico.

Además del motor, el Simca 1100 S aportara el tren delantero (de ruedas independientes),

la dirección (de cremallera, dulce y directa) y los frenos (discos asistidos). En cambio, toda

la parte trasera es totalmente inédita. Sobre un chasis de chapa soldada Matra aplica aquí

sus conocimientos adquiridos en la competición, dotando al Bagheera de una suspensión independiente (mediante brazos tirados con barras de torsión transversales) realizada en aluminio para reducir el peso general del automóvil. Esta solución técnica autoriza además

un comportamiento en carretera realmente excepcional.

Una carrocería de poliéster viste el conjunto. Estudiada para conseguir una penetración aerodinámica máxima (Cx=0,33), la línea del Bagheera provoca reacciones encontradas: armoniosa y suficientemente agresiva para unos, con sus grandes faros escamoteables y

el inmenso cristal trasero, sosa y sin personalidad para otros, que hubieran preferido unos trazos mas largos, mas felinos. De hecho, si el Bagheera nos parece relativamente corto,

se debe a su anchura, próxima a la de automóviles de mayor tamaño, que se explica por

el hecho de que el habitáculo debe acoger a dos adultos, sentados cómodamente en las plazas delanteras, junto al conductor. El maletero, al que se accede levantando la luneta trasera, tiene una capacidad de 320 dm3 y es perfectamente cuadrado. Su único defecto

es que al estar situado detrás del motor, comparte con este el acceso y… el calor.

AL VOLANTE

La posición al volante es buena y los asientos, tipo banqueta, muy cómodos aunque algo escasos de mantenimiento lateral. El cuadro de mandos, muy completo, seria perfecto si

los relojes fueran algo mas grandes. El volante, de un diámetro adecuado, es achatado y contribuye al ambiente futurista del interior, típico de los setenta, con colores fluorescentes en asientos, elevalunas, salpicadero, etc…En cuanto a la capacidad, realmente caben tres adultos, aunque se echa de menos una consola (que el S si tiene)  que impida que el pie izquierdo del pasajero central invada el terreno del conductor.

Ver  Renault 12 Gordini

En carretera, el Bagheera se muestra razonablemente silencioso, eficazmente suspendido

y proporciona un confort difícil de encontrar en otros deportivos contemporáneos de esta categoría. Su comportamiento es muy equilibrado, su estabilidad excelente, es manejable

en los virajes y estable en las curvas amplias. Esta hecho para la conducción deportiva y

se muestra muy eficaz a pesar de algunos defectos, principalmente una dirección sujeta a reacciones (sobre todo con viento lateral) exigiendo una concentración desproporcionada para las velocidades alcanzadas: 183 km/h de velocidad máxima, cifra mas que aceptable para un motor de 1300 cm3 de cilindrada con una caja de cambios escalonada mas bien

para el turismo. En cambio la aceleración (0-1000m en 33”5) no esta a la altura de lo que

se espera de un verdadero deportivo. Es el defecto mas importante del Bagheera, que no llegó nunca a tener un motor digno de sus cualidades dinámicas y del prestigio que Matra había conseguido en las carreras.

COMPRAR UNO
La buena sorpresa para todo aficionado interesado por el Bagheera es precisamente su

falta de imagen, que provoca unos precios de venta muy asequibles. A partir de 2.000 € puede encontrarse uno en buen estado. Hasta un estudiante, trabajando en los veranos, puede ofrecérselo. Los seguros de colección permiten, además, bajar mucho las primas.

Sin embargo no soñemos demasiado. A ese precio, el coche no habrá sido restaurado ni

el mantenimiento habrá sido escrupuloso.

La carrocería, de fibra de vidrio, no teme la corrosión pero puede ocultar la del chasis. Los frenos, inmovilizados mucho tiempo, pueden estar gripados. La electricidad, si el coche ha dormido fuera, puede hacer locuras. Y los interiores pueden estar deteriorados y son muy difíciles de encontrar, incluso de segunda mano: habrá  que recurrir a un tapicero. Es, por

tanto, mejor pagar el precio justo por un ejemplar en perfecto estado: unos 3.500 € por un Bagheera, y 1.000 € mas por un Bagheera S. En cuanto al mantenimiento, el Bagheera es 

un coche muy fiable y con mecánica sencilla, aunque de difícil acceso. ¿Recomendable?

Por supuesto y… dense prisa, antes de que suban los precios.

CONCLUSION
El Bagheera es la típica realización de un país sin petróleo pero con ideas. Original, practico (tres plazas delanteras), bien equipado, ágil y confortable, fue pionero en su época respecto a lo que debía ser un deportivo asequible. En cuanto al motor… merecía mas.

PRODUCCION
BAGHEERA S1 (1973-1976) : 25.476 ej.

BAGHEERA S2 (1976-1979) : 20.790 ej.

BAGHEERA X (1979-1980) :     1.440 ej.
TOTAL :                                   47.706 ej.

Rate this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *